Inicio > Actualidad, Historias desdichadas de hombres desdichados, Humor, Relatos > Historias desdichadas de hombres desdichados: El caso de Pablito…

Historias desdichadas de hombres desdichados: El caso de Pablito…

Basado en una historia de la vida real:

Hoy me llamó, quería que la acompañara a visitar a un amigo en una tiendita de videos  por el Nikos del Dorado. Yo no podía negarme, con tal de hacerla feliz soy capaz de hacer lo que sea e incluso acompañarla hasta el fin del mundo. Desde hace mucho tiempo estoy enamorado de ella, de su cabello negro y sus lindos ojos pero le gustan mucho los patanes, cosa que yo no logro entender. Soy un buen tipo, buen amigo, buen hijo, buen estudiante ¿Porqué no puedo ser un buen novio?

Sin embargo prometí ayudarla en lo que fuera, sin pedir nada a cambio y es que quiero ser diferente a todos esos jerks con los que se mete. Como aquella vez que no había agua en su casa y como su hermano comió guacamole con ají chombo, convirtió el baño en un arma biológica y no podía bajar la cadena. Salvé la situación con un tanque lleno de agua y Lysol; el  bus estaba lleno, eran las cinco de la tarde pero su sonrisa fue la mejor recompensa.  Lastima que tuve que irme a los dos minutos porque estaba con el novio de turno.

Antes de ir para allá me dijo que pasara por su casa temprano, su lavadora estaba dañada y tenía algunas cositas por lavar. Llegué y ahí estaba, con su camiseta mojada, sin sostén, sudada y con esos ojazos claros que se veían tan cansados. No pude evitar compadecerme de mi amada y fui en su rescate. Fui al baño, tome unas toallas, me metí dos garnatones para alejar los malos pensamientos, busqué otra camiseta y le llevé todo eso para que se secara y se cambiara. Verán yo soy un chico fuerte, que controla sus deseos y no se comporta como una bestia sexual, he dormido con ella y no ha pasado nada.  No soy como los patanes con los que suele andar ella, soy un caballero y como tal lavé y torcí todas las toallas, alfombras, batas, cortinas y sábanas que había en las dos tinas.

Si hubiese tenido esa maquina no me habría costado tanto...


Luego de terminar pues nos fuimos a la tienda porque ella queria un “chigüí”, un snack como decimos en Panamá, comió un par pero se cansó y lo guardó en la cartera. Pagué el taxi desde Villa Lucre hasta el Dorado, como vivo en San Francisco pues no tengo problemas en irme caminando. Llegamos y ahí estaba un man fornido, vestido de negro y con cola de caballo, el man la saludó y al parecer se conocían desde hace rato en Internet. El tipo es amable, bastante conversador pero al parecer chupaba toda la atención de ella, yo solo miraba como era derrotado una vez más, por alguien que no había hecho un cebillo por ella. De repente el man desaparece, por fin dejándome un momento a solas con ella. Obviamente, lo bueno dura poco y aparece con un sweater de Nightwish, ella se emociona y se le encarama emocionada. Sobra decir que eso nunca ha pasado entre nosotros, ni siquiera el día que me rompí el brazo tratando de salvar a su perrito de las llantas del vecino.

Luego empezó a molestarla y a disque tocarla, ella muy divertida se reía y yo seguía siendo invisible. Pensé en irme pero no, prometí que la acompañaría y ahí me quedaría soportando, por que sé que algún día todos mis esfuerzos por ella serán recompensados.  En fín que había una mesa de billar y quiso aprender a jugar, el tipo se le ponía detrás y la vaina enseñándole, yo sabía pero no me gusta aprovecharme así de las chicas, sería igualarme a aquellos manes contra los que he luchado toda mi vida.

Pasamos el resto de la tarde escuchando rock, jugando billar y tomando pintas. Hasta que llegó la hora de irnos, su amigo dijo que tenía hambre y ella sacó el chigüi que le regalé y se lo dió. Fue un duro golpe para mi que le había dado eso con todo el cariño y el amor del mundo. Pero es mi destino, es la única mujer que he amado en la vida y seguiré ahí, algún día se dará cuenta que soy el hombre que más la ha querido en el mundo…

Epilogo: Dos horas después el estado de su querida amiga cambió de soltera a “En una relación”, al día siguiente estaba en un fiesta parqueando con ella y choteando al novio, el ciclo se repite para este chico y para muchos.

  1. Paula
    24 enero, 2012 a las 10:39 AM

    You my friend, are in the “Friend Zone”, level 10000000

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: